Psicología y Fisioterapia para la Ansiedad

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad no es en sí misma algo patológico. Es una emoción o afecto cuya función consiste en avisarnos con antelación de un peligro o amenaza. Podemos decir, por tanto, que la ansiedad como tal es adaptativa, útil para nuestra supervivencia.

Sin embargo, la ansiedad puede dispararse frente a estímulos que no son peligrosos, o bien sostenerse demasiado en el tiempo, o alcanzar una intensidad difícilmente tolerable para la persona. En estos casos, la ansiedad no es adaptativa y conlleva un intenso malestar para la persona.

Los síntomas de la ansiedad suelen dividirse en cuatro categorías:

  • Síntomas físicos o somáticos: palpitaciones, sensación de ahogo o falta de aire, opresión o dolor en el pecho, sensación de nudo en la garganta, temblores, tensión o debilidad muscular, aumento de la sudoración, sensación de mareo o inestabilidad, molestias gastrointestinales como gases, náuseas o vómitos...
  • Síntomas subjetivos: sensación de inquietud, angustia, agobio o en general de inseguridad y amenaza; preocupación excesiva, pensamientos catastrofistas, dificultades de concentración y memoria; miedo a perder el control, a volverse loco/a, a no poder tolerar el sufrimiento o la incertidumbre...
  • Síntomas conductuales: dificultad para actuar o tomar decisiones, bloqueo, parálisis o hiperactividad, tendencias impulsivas o bien evitativas de ciertas situaciones, conductas distractoras como el consumo de alcohol o estupefacientes...
  • Síntomas sociales: retraimiento, dificultades de comunicación, ensimismamiento, temor excesivo a los conflictos, irritabilidad...

¿Cuál es la causa de la sintomatología de la ansiedad?

Como hemos visto, la ansiedad consiste en una activación inapropiada del sistema de alarma frente a las amenazas. Esta activación inadecuada puede ser fruto de tendencias genéticas, vivencias tempranas y otros factores predisponentes a los que se le suelen sumar elementos desencadenantes.

Cada trastorno de ansiedad tiene una etiología y un funcionamiento propio, pero en general podemos decir que en todos los casos en la sintomatología ansiosa se ponen en juego varios elementos que son a la vez causa y consecuencia:

  • Una activación inapropiada (por intensidad, frecuencia o duración) del Sistema Nervioso Simpático (SNS), que se manifiesta en los diferentes sistemas corporales
  • Pensamientos catastrofistas, preocupación excesiva, tendencia a interpretar cualquier estímulo como inquietante o peligroso
  • Emoción de miedo/ansiedad no adaptativa, dificultad para sentir seguridad
  • Conductas de evitación y escape ante todo aquello que se interpreta como inquietante o peligroso

Estos elementos interactúan entre sí y perpetúan el ciclo de la ansiedad.

¿Cuáles son los beneficios de realizar un tratamiento integrado corporal y psicológico para la ansiedad?

Como hemos visto en el punto anterior, en el ciclo perpetuador de la ansiedad intervienen elementos psicológicos (pensamientos, emociones y conductas) y físicos (el SNS, con sus manifestaciones corporales). Es por ello que la mejor manera de romper este ciclo consiste en intervenir en ambos tipos de elementos a la vez, de manera que:

  • Al actuar sobre el cuerpo, generando relajación y un movimiento normalizado, ayudamos a que mande al cerebro información de seguridad, lo que facilitará que dejen de aparecer pensamientos y emociones de amenaza
  • Al actuar a nivel psicológico sobre los pensamientos y emociones amenazantes, se producirá una menor activación del SNS. En conjunto, esto ayudará a que desaparezcan las conductas de evitación
  • Al actuar a nivel psicológico sobre las conductas de evitación, se genera una exposición que ayuda a desconfirmar los pensamientos y emociones negativas. A su vez, esto va regulando la actividad del Sistema Nervioso Autónomo

En conjunto, el abordaje integrado físico y psicológico tiene la capacidad de romper el ciclo de la ansiedad de forma eficiente, segura y amable. 

Si padeces sintomatología relacionada con la ansiedad, puedes contactar por correo electrónico, Whatsapp o pedir más información en una cita telefónica gratuita y sin compromiso.